Volver

Buenos días, Stéphanie, ¿podría presentarse a nuestra comunidad?

Hola, me llamo Stephanie Rheinboldt, soy analista financiera de profesión y curiosa por naturaleza, siempre he intentado comprender mi entorno. Me interesan todos los sectores de la economía y me gusta escuchar la visión de los dirigentes de las empresas. Mi experiencia en los mercados financieros y mi conocimiento de los distintos sectores me ayudan a evaluar sus posibilidades de éxito en un mundo en constante cambio.

¿Si tuviera que definir Atlanterra Agriculture Durable en tres palabras?

Biodiversidad, respeto, futuro.

Y dos más: Naturaleza, impacto…

¿Cuál es para usted el punto fuerte de Atlanterra?

Atlanterra reúne a un gran número de personas con talento que han demostrado su valía en sus campos de especialización, que comparten ideales y que se esfuerzan por hacer realidad su visión de la agricultura sostenible basándose en un reconocimiento equitativo de las competencias de cada uno.

¿Cuál es su función dentro de Atlanterra?

Dentro de Atlanterra, formo parte del comité de dirección al que contribuyo con mis conocimientos financieros y mi visión generalista del mundo económico. También aporto una nueva mirada al sector agrícola como neófito, fomentando el planteamiento de preguntas.

¿Cómo ve la asociación, el vínculo entre el desarrollo sostenible y las finanzas?

El desarrollo sostenible es todavía una variable relativamente reciente en el mundo financiero. Por fin empezamos a entender las relaciones de causa y efecto entre una mejor gestión de nuestros recursos, el respeto a nuestro entorno como variable innegable de éxito y la rentabilidad para el inversor a largo plazo. Una mejor evaluación financiera de las necesidades o los riesgos permite anticipar, planificar y evitar costosos escollos o litigios. Me parece que las finanzas también deben jugar la carta de la responsabilidad en este caso.

¿Qué podemos desearle dentro de Atlanterra?

La naturaleza nos enseña paciencia y humildad ante las circunstancias. Por ello, me gustaría que el tiempo nos permitiera ver el éxito de todos nuestros proyectos, con una lógica que se aleja del cortoplacismo especulativo. Sobre todo, me gustaría contribuir a alinear los intereses del mundo agrícola y del mundo financiero, respetándose mutuamente.